Iniciando el camino
hacia tu sueño

¿Qué es un centro de reproducción asistida?

Es un lugar en donde expertos en fertilidad examinan tu caso
de infertilidad o imposibilidad de quedar embarazada para así indicar
un tratamiento acorde a tus necesidades.

Vefértil te ofrece una amplia gama de técnicas de reproducción asistida
con tecnología de última generación para que tú junto con nosotros
veas nacer tu sueño.

Conoce los servicios de fertilidad y ginecología general que
tenemos para ti.

TÉCNICAS DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA

Las técnicas de repoducción asistida son los diversos tratamientos encaminados a resolver los problemas de fertilidad en una pareja. Se considera que una pareja tiene problemas de fertilidad cuando lleva un año o más manteniendo relaciones sexuales frecuentes sin métodos anticonceptivos, sin lograr el embarazo.

Vefértil ofrece las siguientes técnicas de reproducción asistida:

Inseminación artificial

El proceso de la inseminación artificial consiste en introducir una muestra de semen, ya sea de tu pareja o de algún donante en tu útero.

Los espermatozoides pueden ser de la pareja (Inseminación Artificial Conyugal o IAC) o de un banco de semen (Inseminación Artificial de Donante o IAD). El semen se prepara en el laboratorio, donde se separan los espermatozoides móviles del resto de componentes (plasma seminal y otras células).

Con este procedimiento aumentan las probabilidades de embarazo ya que el semen es tratado previamente en el laboratorio y además se estimula el ovario para controlar el crecimiento y maduración de los óvulos.

La calidad del semen es un factor determinante en el resultado final. Si al tercer o cuarto intento no se consigue un embarazo se puede valorar, según el caso, el cambio a técnicas  más complejas como la Fecundación in Vitro (FIV).

Fecundación in vitro (FIV)

In Vitro significa por fuera del cuerpo. Durante la fecundación in vitro, se recolectarán tus óvulos maduros de los ovarios y se fecundarán con espermatozoides en un laboratorio. Después, tu óvulo u óvulos fecundados (embrión o embriones) se implantan en tu útero. Un ciclo completo de fecundación in vitro lleva alrededor de tres semanas, sin embargo, puede demorar un poco más.

La fecundación in vitro es la forma más efectiva de tecnología de reproducción asistida. El procedimiento se puede realizar utilizando tus propios óvulos y los espermatozoides de tu pareja.

Microinyección espermática

La inyección intracitoplasmática de espermatozoides sigue el mismo protocolo que una fecundación in vitro convencional. La diferencia radica en la forma en la que se produce la fecundación una vez que se han obtenido tus óvulos y los espermatozoides en el laboratorio. La ICSI está especialmente indicada en los casos de esterilidad conyugal de origen masculino. También está indicada en aquellos casos en los que se necesita aumentar la probabilidad de fecundación, como en esterilidades de origen desconocido, fallos de inseminaciones, mujeres de edad avanzada o con menor número de ovocitos. La principal ventaja de esta técnica es que se obtienen tasas de fertilización de los óvulos más altas que con la fecundación in vitro convencional.

Al ser necesario tan sólo un espermatozoide vivo para cada ovocito, esta técnica, a diferencia de la anterior, cuenta con la ventaja de que se puede realizar con muestras de semen de baja calidad.

Diagnóstico genético preimplantacional

El diagnóstico genético preimplantacional es el estudio del ADN de tus embriones humanos para seleccionar los que cumplen determinadas características y/o eliminar los que portan algún tipo de defecto congénito.

Este diagnóstico nos ayuda a evitar la transmisión de enfermedades como la Fibrosis Quística, la Talasemia o la Distrofia Muscular, entre muchas otras.

El proceso consta de 3 fases:

  • Estudio genético: Después de hacer la Fecundación in Vitro, y antes de la transferencia al útero, se estudia el material genético del embrión para detectar alteraciones genéticas.
  • Biopsia de embriones: Se hace una biopsia a cada embrión y se descartan los que tienen una enfermedad congénita concreta.
  • Transferencia: Se transfieren entre uno y dos embriones sanos. Los embriones sanos se pueden congelar.
Extracción espermática

En este procedimiento, se extraen espermatozoides ya sea para usarlos inmediatamente para fecundar óvulos o congelarlos para tratar la esterilidad en un futuro. Se extrae tejido de un testículo a través de una pequeña incisión y se examina al microscopio en busca de espermatozoides. La extracción de espermatozoides del testículo puede ser útil para los hombres que quieren tener hijos después de un tratamiento que puede causar esterilidad, como ciertos tratamientos para el cáncer.

Captura folicular

Procedimiento a través del cual se obtienen los óvulos de los folículos.  A la mujer se le administra una dosis de gonadotropina coriónica, que sirve para culminar la maduración del óvulo y 36 hrs. después, se programa para la extracción de los mismos.

La mujer llega en ayuno, se le coloca una solución intravenosa para sedarla unos 20 minutos. Ya dormida se practica un ultrasonido vaginal, igual que cuando se hace el seguimiento del crecimiento folicular y pegado al traductor del ultrasonido, se pasa una aguja para punciones y aspirar el óvulo que está dentro del folículo. Esto se realiza en un quirófano.

Ya que se aspiró el folículo, se pasa directamente al laboratorio en donde después de identificar al óvulo, se le coloca en una incubadora con temperatura y ambiente gaseoso propicio. Mientras esto sucede, el varón da la muestra de semen en un cubículo anexo. Más o menos en media hora la paciente está lista para irse a su casa, en general sin molestias. Ese día puede realizar sus actividades normales.

Donación de óvulos

La donación de óvulos se define como la entrega de algunos óvulos de una mujer para que otra pueda conseguir tener un hijo. Estos óvulos proceden, por lo tanto, de la reserva natural que existe en los ovarios y que, habitualmente, nunca llegarán a ser utilizados.

Por lo tanto, la donación de óvulos, aunque de hecho consiste en la entrega de algo propio a otra persona, no condiciona en sí misma la pérdida definitiva de algo irrecuperable. Podría decirse que es también una forma de aprovechar algunos de los óvulos que una mujer no llegar nunca a emplear.

El óvulo femenino lleva la dotación cromosómica de la mujer igual que el espermatozoide la lleva del hombre. Sin embargo, las personas somos seres únicos e irrepetibles porque en el momento de la fertilización del óvulo se produce la mezcla de la información genética del padre y de la madre en un procedimiento que condiciona que la combinación de las características de ambos progenitores sea siempre diferente.

Donación de ovocitos

La donación de ovocitos consiste en que los óvulos procedentes de una donante anónima son fecundados con el semen de tu pareja en el laboratorio, y los embriones obtenidos se transfieren a tu útero. También existe la posibilidad de acceder al banco de semen de Vefértil. A la donante se le realizan exámenes para comprobar su estado de salud, su periodo de ovulación y la compatibilidad que tiene contigo, además de someterse a un tratamiento hormonal.

Estimulación Ovárica

El proceso de estimulación ovárica tiene una duración aproximada de entre 12 y 14 días, aunque se puede prolongar hasta 20 días, en “función de la velocidad de respuesta de cada paciente“.

La técnica consta de tres pasos fundamentales:

Paso 1: en los primeros días del ciclo (segundo o tercero), la mujer que se somete al tratamiento y comienza a inyectarse por vía subcutánea el preparado hormonal indicado por el especialista.

Paso 2: la mujer acude al centro médico de forma periódica para realizar, por medio de una ecografía, el seguimiento del número de folículos que están madurando, además de controlar su evolución, a través de un analítica que determina el nivel de estradiol en la sangre, una hormona que se produce cuando el crecimiento de los folículos es el adecuado.

Paso 3: cuando el especialista estima que hay suficientes folículos, y que su calidad es la adecuada, se procede a desencadenar la ovulación mediante la administración de otro preparado hormonal.

Preservación de la fertilidad

Es un tipo de procedimiento que se usa para ayudar a mantener tu capacidad de tener hijos. Un procedimiento de preservación de la fertilidad se realiza antes de un tratamiento médico que puede causar esterilidad, como radioterapia o quimioterapia. Algunos ejemplos son: almacenamiento de espermatozoides, la congelación de óvulos, la fecundación in vitro con congelamiento de embriones y ciertos tipos de cirugía para el cáncer de cuello uterino y de ovario.

¿Crees que alguno de estos métodos puede ayudarte con tus problemas de fertilidad?

ENDOCRINOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN

La endocrinología reproductiva se encarga de tratar todas las hormonas que están involucradas para que se pueda dar un proceso de ovulación normal en la mujer. Se dedica a los procesos siguientes:

Síndrome del ovario poliquístico

El síndrome del ovario poliquístico es una condición en la cual una mujer tiene niveles muy elevados de hormonas andrógenas que dificultan la liberación de óvulos maduros.

Pueden presentar diversos problemas como irregularidades menstruales, problemas en la piel como acné, pequeños quistes ováricos e infertilidad. Las mujeres con este trastorno tienen ciclos de ovulación que no se presentan cada mes, lo que puede contribuir a la infertilidad. Los otros síntomas de este trastorno se deben a los niveles de hormonas masculinas. La mayoría de las veces se diagnostica en mujeres en sus 20s o 30s. Sin embargo, también puede afectar a las niñas adolescentes. Los síntomas a menudo empiezan cuando se inician los periodos de una niña. Las mujeres con este trastorno con frecuencia tienen una madre o hermana con síntomas similares.

Endometriosis

endometriosis

La endometriosis ocurre cuando las células del revestimiento del útero crecen en otras zonas del cuerpo. Esto puede causar dolor, sangrado abundante, sangrado entre periodos y problemas de fertilidad. Este tejido se puede pegar a:

  1. Ovarios
  2. Trompas de Falopio
  3. Intestinos
  4. Recto
  5. Vejiga
  6. Revestimiento de la zona pélvica


La endometriosis es común, ocurre en cerca del 10% de las mujeres en edad reproductiva.

Disfunción hipotálamo-hipofisaria

La insuficiencia hipofisaria es un trastorno poco frecuente en el cual la hipófisis no produce la cantidad de hormonas necesarias. Estas deficiencias hormonales pueden afectar las diversas funciones habituales del cuerpo, como el crecimiento, la presión arterial o la reproducción.

El hipotálamo es una glándula que controla la homeostasis del organismo y produce hormonas que van a controlar la función hipofisaria. Los trastornos hipotalámicos pueden deberse a trastornos genéticos o a lesiones situadas a distintos niveles: lesiones hipofisarias, lesiones del tallo hipofisario o lesiones situadas propiamente en el hipotálamo.

Hiperplasia suprarrenal congénita

glandula-suprarrenal

La hiperplasia suprarrenal congénita es un conjunto de condiciones genéticas que limitan la producción de hormonas en las glándulas suprarrenales. Afecta el crecimiento y el desarrollo normales de un niño. La mayoría de las personas pueden llevar vidas normales con el tratamiento adecuado.

Los síntomas en los bebés incluyen genitales ambiguos en las niñas y pene de mayor tamaño en los niños.

El tratamiento incluye el uso de medicamentos de reemplazo hormonal. La cirugía reconstructiva es una opción para las niñas.

Tumores de Ovario

Los tumores de ovario de bajo potencial maligno tienen células anormales que se pueden convertir en cáncer, pero generalmente eso no ocurre. Por lo general, esta enfermedad permanece en el ovario. Cuando se encuentra la enfermedad en un ovario, se debe examinar también el otro ovario para verificar si hay signos de enfermedad.

 

Lesiones precancerosas de cuello uterino

Las lesiones precancerosas de cuello uterino son las precursoras del cáncer cervical y la infección por el virus del Papiloma humano (VPH) es el factor de riesgo más importante para su desarrollo.

El cuello del útero está situado en la parte inferior del útero (o matriz)

El VPH puede causar verrugas (protuberancias pequeñas, salientes y duras que crecen en grupos, se pueden palpar con el dedo y son visibles a simple vista), que se forman en o alrededor de la vagina o el ano. Estas verrugas también se denominan condylomata acuminata o condilomas.

Las verrugas genitales casi nunca se transforman en cáncer, pero su presencia puede significar que también exista displasia precancerosa, lo que requiere un análisis específico.

Miomatosis Uterina

Miomatosis uterina consiste en una serie de tumores que crecen en la matriz de la mujer (útero). Estos crecimientos normalmente no son cancerosos (son benignos).
Otro trastorno al que te puedes enfrentar como mujer son las lesiones precancerosas de Cuello Uterino. Las lesiones precancerosas de cuello uterino  son las precursoras del cáncer cervical y la infección por el virus del Papiloma humano (VPH) es el factor de riesgo más importante para su desarrollo.

Esterilidad tubárica

Las trompas de falopio son estructuras del sistema reproductor femenino que unen los ovarios con el útero. Su función consiste en recoger el óvulo liberado por el ovario, permitir el encuentro con los espermatozoides y la fecundación y, finalmente, transportar el embrión hacia el útero. Las obstrucciones de las trompas de falopio suponen un impedimento para conseguir el embarazo en un 30-40% de las pacientes con problemas de infertilidad. En ocasiones, puede presentarse que solo una trompa esté obstruida y la otra se encuentre sana, y en otras, que ambas están obstruidas.

Esterilidad masculina

La infertilidad masculina se debe a la baja producción de espermatozoides, a su  función anormal o a las obstrucciones que evitan la liberación de los espermatozoides.

En algunos casos los signos y síntomas se producen por problemas de base, tales como un trastorno hereditario, un desequilibrio hormonal, la dilatación de las venas alrededor del testículo o una afección que obstruye el paso de los espermatozoides. Aunque la mayoría de los hombres que padecen infertilidad masculina no notan los síntomas (excepto la incapacidad para concebir), los signos y síntomas asociados con la infertilidad masculina incluyen los siguientes:

 

  1. Problemas con la función sexual, por ejemplo, dificultad para eyacular o eyaculación de pequeñas cantidades de líquido, reducción del deseo sexual, o problemas para mantener la erección (disfunción eréctil).
  2. Dolor, hinchazón o un bulto en el área del testículo
  3. Infecciones respiratorias recurrentes
  4. Incapacidad para sentir olores
  5. Crecimiento mamario anormal (ginecomastia)
  6. Disminución del vello facial o corporal, u otros signos de anomalías cromosómicas u hormonales
  7. Recuento de espermatozoides más bajo de lo normal (menos de 15 millones de espermatozoides por mililitro de semen o un recuento total de espermatozoides menor a 39 millones por eyaculación).
Malformaciones congénitas del útero

Las anomalías congénitas müllerianas son las que afectan al desarrollo y la morfología de las trompas de falopio, del útero y/o de la vagina. Se caracterizan por un fallo en el desarrollo, la fusión o la canalización de los conductos de Müller y abarcan desde la mal formación de útero y/o trompas, a un leve defecto caracterizado por una leve indentación del fondo uterino. La mayoría de estas anomalías afectan al útero. Estos defectos pueden provocar abortos involuntarios, lanzamientos prematuros o infertilidad.

¿Crees que puedas estar padeciendo alguna de estas enfermedades?

SERVICIOS DE GINECOLOGÍA Y OBSTETRICIA

En el área Ginecológica y Obstetricia, Vefértil cuenta con profesionales altamente capacitados para tratar las necesidades de las mujeres en todas las etapas de la vida, adolescencia, embarazo y menopausia. Conoce como podemos asistirte desde nuestras espacialidades.

Control Prenatal

Los principales objetivos del control prenatal son identificar aquellos pacientes de mayor riesgo, con el fin de realizar intervenciones en forma oportuna que permitan prevenir dichos riesgos y así lograr un buen resultado perinatal. Esto se realiza a través de la historia médica y reproductiva de la mujer, el examen físico, la realización de algunos exámenes de laboratorio y exámenes de ultrasonido. Además es importante promover estilos de vida saludables, la suplementación de ácido fólico, una consejería nutricional y educación al respecto.

Embarazo gemelar

El embarazo gemelar se presenta en 1 de cada 100 embarazos y su frecuencia ha aumentado en los últimos años como resultado de técnicas de fertilización asistida y la edad avanzada de la madre.

Por definición, es un embarazo de alto riesgo dado su mayor asociación con enfermedades del embarazo. El parto prematuro es la principal complicación, seguido de síndromes hipertensivos y restricción de crecimiento fetal.

Para evitarlas o controlarlas, el seguimiento médico debe ser más estricto. Además, la embarazada deberá cambiar sus hábitos de vida y adaptar su dieta a la situación.

Embarazo de alto riesgo

Un embarazo de alto riesgo es aquel que tiene más posibilidades de complicaciones, tanto para la madre como para el bebé y, por tanto, el control previo durante la gestación, el parto y tiempo de recuperación, han de ser más completos, evitando cualquier posible riesgo.

Sólo un 10% de los embarazos se consideran de alto riesgo, aunque no hay un acuerdo unánime sobre cuáles deben ser considerados como tal, ya que las causas que provocan un embarazo de alto riesgo son muy variables y pueden ocurrir antes, durante o después de la gestación. 

Ultrasonido 3D y 4D

Los ultrasonidos 3D o 4D son exámenes de imagen que se pueden realizar durante la consulta prenatal entre las semanas 25 y 29 de gestación y se utilizan para ver detalles físicos del bebé y evaluar la presencia y la gravedad de las enfermedades, no siendo realizados sólo con el objetivo de disminuir la curiosidad de los padres.

El examen en 3D muestra detalles del cuerpo del bebé, siendo posible ver la cara y los órganos genitales con más nitidez, mientras que en el examen en 4D, además de las características bien definidas, también es posible visualizar los movimientos del feto en el vientre de la madre.

El ultrasonido 4D es una exploración opcional durante el embarazo, sus beneficios son múltiples ya que ayuda a detectar las anormalidades de cara, extremidades, canal raquídeo; determina la posición exacta del feto, localización de la placenta y cordón umbilical, así como las características del líquido amniótico.

Colposcopía

Una colposcopía es una manera de lograr una vista aumentada del cuello uterino. Es una forma rápida y fácil de detectar cambios celulares en el cuello uterino que pueden convertirse en cáncer.

El personal médico introduce un espéculo en la vagina y lo abre. Esto separa las paredes de la vagina para que pueda verse bien el cuello uterino. El médico lava el cuello uterino con una solución similar al vinagre. De esta manera es más fácil ver las células anormales. Después, observa el cuello uterino a través de un colposcopio, que es un instrumento parecido a un par de binoculares sobre una base, con una luz brillante. El colposcopio no entra en contacto con la paciente ni se introduce en ella.

Laparoscopía e Histeroscopía

La laparoscopia, también llamada celioscopia, consiste en la observación directa del contenido del abdomen mediante la introducción de un endoscopio a través de la pared abdominal. Con ella, se pueden observar con detalle los órganos genitales internos (útero, trompas, y ovarios) situados en la pelvis, y otros órganos intra abdominales (intestinos, estómago, hígado, etc).

Comprende procedimientos de mínima invasión, efectuando pequeñas incisiones en el abdomen a través de lentes especiales y tecnología de punta, para practicar la mayor parte de la cirugía ginecológica como la extracción de útero (histerectomía), remoción de miomas (miomectomía) cirugía para la endometriosis, tumores de ovario y trompas, corrección de incontinencia urinaria, etc.

La histeroscopia permite observar directamente el interior del útero o matriz. Se debe introducir un endoscopio pequeño (3-5 mm) a través del orificio del cuello uterino y ampliar la cavidad. Esto se consigue inyectando gas (CO2) o líquido (suero fisiológico) a bajas presiones a medida que se va penetrando en el interior del útero, de modo que éste mantiene separadas sus paredes a lo largo de la exploración, permitiendo visión clara de su contenido.

Se realiza en consulta de forma ambulatoria, sin necesidad de anestesia ni preparación adicional alguna y su duración media es de 2 a 3 minutos.

Las indicaciones de la histeroscopia  incluyen mujeres con alteraciones menstruales (reglas abundantes o pérdidas entre menstruaciones), con problemas de esterilidad o infertilidad, y cuando otros exámenes, como la ecografía ginecológica, la citología o la biopsia de endometrio, orientan hacia una patología en esa localización.

Cirugía láser

La cirugía por láser se emplea para tratar el carcinoma in situ del cuello uterino (etapa 0), más no para el tratamiento del cáncer invasivo.

Ésta se lleva a cabo por medio de un rayo láser enfocado (a través de la vagina) para vaporizar (quemar) las células anormales o extirpar una porción pequeña de tejido para estudiarlo. Este procedimiento se puede realizar en la clínica usando una anestésico local (medicina que se usa para adormecer el área).

¿Necesitas realizarte alguno de estos procedimientos?