Estimulación Ovárica

El proceso de estimulación ovárica tiene una duración aproximada de entre 12 y 14 días, aunque se puede prolongar hasta 20 días, en “función de la velocidad de respuesta de cada paciente”.

La técnica consta de tres pasos fundamentales: Paso 1: en los primeros días del ciclo (segundo o tercero), la mujer que se somete al tratamiento y comienza a inyectarse por vía subcutánea el preparado hormonal indicado por el especialista.

Paso 2: la mujer acude al centro médico de forma periódica para realizar, por medio de una ecografía, el seguimiento del número de folículos que están madurando, además de controlar su evolución, a través de un analítica que determina el nivel de estradiol en la sangre, una hormona que se produce cuando el crecimiento de los folículos es el adecuado.

Paso 3: cuando el especialista estima que hay suficientes folículos, y que su calidad es la adecuada, se procede a desencadenar la ovulación mediante la administración de otro preparado hormonal.